viernes, 12 de octubre de 2012

¿Cual es la realidad de los jóvenes y su inserción en el mercado laboral?


                                                         
 "La cosa no está fácil", solemos escuchar, cuando vivimos en tiempos de crisis y la concresiòn de un empleo fracasa. Es obvio que cuando nos encontramos en esta etapa de inestabilidad económica y social, la oferta de trabajo se reduce considerablemente, y los que se ven beneficiados primeramente, son los jóvenes que apuestan a su formación sobre todas las cosas. Para pertenecer a este grupo, digamos "PRIVILEGIADO", hay que tener en cuenta que a la hora de encontrar la capacitación adecuada se nos están abriendo las puertas hacia el mercado laboral.
Podemos optar por un oficio, o por una formación académica que requiera mas tiempo para ser llevada a cabo, lo que vale la pena considerar es que podemos aprender y capacitarnos a cualquier edad. Lo importante es saber Què queremos hacer. En ellos podemos encontrar lo que buscamos del mundo laboral, siempre y cuando sepamos desempeñarlos correctamente.
Pero, ¿que podemos esperar los jóvenes en cuanto al mercado laboral? ¿como acceder al primer empleo?, estas son preguntas que normalmente logramos plantearnos. Tenemos que tener en cuenta que solamente uno de cada diez jóvenes logran acceder a un empleo mediante oferta publica. Siete de ellos acceden al empleo, por recomendación o a través de clasificados, por ejemplo. El resto, por un contacto directo con los empleadores.
 Sin embargo, es de preocupación el escaso numero de jóvenes que logran acceder a su primer empleo a través de la vía publica, ya que esto incluye a las trabas hacia el mercado de trabajo, y la frustración de algunos jóvenes, que sienten que el estudio y los logros son insuficientes ante la ausencia de contactos.
Hace poco tiempo, pudimos tener conocimiento de una noticia, que a simple vista, seria una mejora de oportunidades; el asesor de la Dirección Nacional de Empleo, informo sobre la posibilidad de que se presente un proyecto de ley que promueva las facilidades de acceder a un primer empleo, para aquellos sectores mas "vulnerables" de la sociedad. Quizás ya podemos darnos cuenta de a quienes se refiere. Yo cambiaría la palabra "vulnerables" por "vulnerados". Si, se refiere a las mujeres, a jóvenes trans, afrodescendientes y a los discapacitados. ¿Como pueden estar al frente de un Ministerio de Trabajo, personas que cuando están frente a los medios de comunicación cometen terrible error conceptual?. ¿Podemos hablar de igualdad?, es obvio que la sociedad aún condena, y esto te hace valer hasta las oportunidades de acceder a tu primer empleo, y quizás de mantener a tu familia en caso de no contar con otro ingreso en el hogar. Esto si constituye un obstáculo hacia la emancipación de los jóvenes.
Durante la juventud, pasar por una larga etapa de desempleo, puede implicar que en su futuro se presenten dificultades en cuanto al acceso a un empleo de calidad. Otro aspecto a analizar es el del salario mínimo. Siendo joven y trabajando durante las jornadas permitidas, se percibe un salario que no te permite independizarte de tus padres. En comparación con personas que ya pisan los 40 y siguen percibiendo un salario mínimo y que cuentan con una familia para sustentar, nos preguntamos ¿como hacen 5 personas para vivir con $7200, si a un joven que percibe el mismo salario no le es permitido abandonar la casa de sus padres?. Después escuchamos que Uruguay esta bien, que la igualdad y otros tantos temas. ¿ País prospero? , no es el que fija un salario mínimo que no te permite una vida digna.
Hay que entender también, que si se fijara un salario mínimo diferente para facilitar la inserción de los jóvenes en el mercado del trabajo, tendríamos que atenernos a que muchos diserten del sistema educativo, por lo tanto no seria para nada positivo. Tendrían que implementarse otras medidas, y controles rigurosos a nivel de las políticas nacionales.
Conseguir trabajo no es una tarea demasiado fácil  porque se es muy joven, porque no se tiene experiencia. Y a la persona que tiene 50 y quiere acceder a un empleo, se le dice que no cubre el perfil buscado, o que hay personas jóvenes que cuentan con una mejor capacitación. A esto podemos llegar, cuatro de cada diez desempleados son jóvenes menores a 24 años. Entonces, la probabilidad de estar desempleados es mayor para muchos jóvenes que para los adultos. Hoy en día  el desempleo juvenil es una realidad mundial.
Entonces, existen dos formas de insertarnos en el mercado laboral: "redes personales" y "redes formales".  Las redes personales pueden ser consideradas informales, y no son para nada seguras, ya que se debilitan a medida de que el tiempo pasa y es casi imposible en los casos en los que los jóvenes no cuentan con un amplio circulo de contactos. Las redes formales son aquellas que llevan a cabo las empresas directamente, mediante métodos de selección  muchas veces derivadas a consultoras. Internet se convierte en una excelente herramienta, el joven ingresa sus datos en una pagina de alguna consultora, y esta acción equivale a la distribución de su curriculum vitae en muchas empresas.
Es bueno saber reconocer las oportunidades y los obstáculos  y de insistir como joven, en que todos merecemos un lugar en el mercado laboral, que nos permita llevar una calidad de vida, que sea digna, sin hacer distinciones. El estudio se convierte en una llave hacia las puertas del mercado laboral, sin importar que sea un oficio o cualquier carrera universitaria, todos somos útiles a nuestro país. 
                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte este blog con tus amigos!